Adiestramiento de Los Gatos

Se colocan sobre la espalda con las patas al aire, se estiran con gran placer en sus lugares para tomar el sol, ronronean en sus brazos cuando los acaricia y abraza, se agazapan y se mueven sigilosamente por detrás de los setos sorprendiendo la pequeña fauna con un salto repentino. Los gatos son reconfortantes y misteriosos. Muchos propietarios de gato afirman que sus gatos son muy independientes. Los gatos tienen un gran instinto de caza, lo cual los hace parecer juguetones, pero superiores. Pero no, no son nada independientes.

Los gatos domésticos no son lo que parecen. Unos pocos prefieren una vida solitaria, solos, sin interacción con humanos ni animales. A menudo los gatos que están solos largos períodos de tiempo desarrollan neurosis. Muchos ofrecen comportamientos problemáticos como arañar los muebles, escarbar en las plantas o vagar sobre las superficies para comer. Su felino doméstico no es como un puma o un leopardo. No prefiere estar solo, no prefiere no hacer nada de nada durante todo el día.

LOS GATOS NECESITAN ESTIMACIÓN

¿Sabe que al felino que tiene en su vida le gustaría hacer algo más que dormir la siesta en un lugar soleado cerca de la ventana? A los gatos, como a otros animales domésticos, se les ofrece comida, refugio y atención médica sin tener que ganárselo. Un animal salvaje pasa cada minuto que está despierto consiguiendo comida y refugio, cuidando de los pequeños o protegiendo el territorio. Estos instintos no se han perdido en los felinos domésticos más que en los tigres o leones. Son muy vivos y necesitan sentirse realizados. ¿Qué gato es más feliz, uno al que le ofrecen todo o uno que debe conseguirlo? ¿Qué gato tiene una mejor salud mental? La respuesta es… el gato que debe trabajar para vivir. Con respecto a eso, los felinos no son tan diferentes a usted o a mí. Preferimos hacer algo en la vida: hacer carrera, trabajar en un trabajo estable o disfrutar del deporte. Nos preparamos y esperamos todas estas cosas.

LOS GATOS NECESITAN UNA OCUPACIÓN

Los gatos no se han convertido en una sociedad cultural. Todavía dependen de los instintos y de los comportamientos depredadores que tan bien les han servido durante millones de años. Mirar la televisión no es una opción, ni jugar al fútbol está entre sus prioridades. Desean cazar pequeños roedores y pájaros. Marcan su territorio, buscan pareja y mantienen el pelaje y las garras para futuras cacerías: los gatos necesitan una ocupación.

Imagine que pasa una tarde en el patio con su gato. Los dos toman el sol, escuchan a los pájaros (su gato con mucha más atención que usted) y beben un sorbo de agua fresca de vez en cuando. Los gatos necesitan estar tanto tiempo en el exterior como nosotros. El soles muy importante para la salud general de todos los seres vivos. Sin embargo, no es seguro dejar a su gato fuera a menos que esté en una zona cerrada segura (o con correa) y venga cuando lo llame. Enseñar a su gato a que acuda cuando lo llama es el primer comportamiento que aquél debe aprender, puesto que le ofrece la base a partir de la cual se desarro llará el resto del adiestramiento. Mediante este proceso el gato aprende a tocar una diana, a seguirla, cómo ganar una recompensa y el significado de sus tonos vocales, indicaciones visuales y conexiones.

DIANAS

Una diana es un punto en el que quiere que su gato se fije. (Como el blanco de una diana.) Cuando enseña a su gato a seguir dianas, lo está guiando hacia su mano o hacia una vara diana mediante el uso de un señuelo (comida o juguete). Cada vez que el gato coloque la nariz al lado de la diana (o incluso mejor, la toque), gana su recompensa. En poco tiempo su gato seguirá la diana por todos lados tan de cerca como si fuera un ratón de juguete que desea cazar. Existen varias formas de dianas. Puede utilizar su mano o una vara. Con la mano es más fácil, pero algunos gatos pueden morder los dedos a causa de la excitación, por lo que en este caso sería mejor utilizar una vara o cuchara diana. A la larga un gato demasiado entusiasta aprenderá a controlar su excitación y cogerá la recompensa con suavidad.

Empiece colocando la diana (cuchara o vara o dedos con una golosina) debajo de la nariz de su gato. Cuando éste olisquee la comida alábelo y diga “bien, minino”. Cuando coja la comida con la boca, cliquee (si utiliza un clicker) y/o diga “bien, minino”. A continuación, coloque la diana a poca distancia del gato. Aléjela a una distancia suficiente para que el gato deba estirar el cuello para alcanzarla. Cuando olisquee la diana, alábelo. Cuando la toque, cliquee y alábelo mientras coge la golosina.

Cuando establezca el tono de alabanza y el cliqueo con el hecho de que su gato recibe la recompensa, puede empezar a hacer una pequeña pausa entre la acción de su gato de tocar la diana y la obtención de la recompensa. Sus alabanzas lo animarán durante su evolución. El cliqueo le hará saber que ha conseguido lo que usted pedía y la golosina lo recompensará por la acción.

Uno de los trucos de circo más habituales de los gatos grandes es levantarse sobre las patas traseras y descansar sobre las ancas, con las garras levantadas. Esto puede ser un comportamiento algo difícil de realizar para un gato exótico, pero es muy fácil para los gatos domésticos. De hecho, puede ser el comportamiento base para muchos comportamientos más complicados como dar la pata, decir adiós y saltar sobre o a través de objetos.

Los parámetros del ejercicio de sentarse levantado abarcan la primera orden Siéntate, luego sentarse sobre las ancas en la clásica posición de Pide y luego permanecer en esa posición un momento. Esto es mucho más fácil para un gato que para un perro ya que los gatos presentan un equilibrio y destreza increíbles. Con toda probabilidad su felino aprenderá este comportamiento en menos de cinco minutos mientras aprende a venir y sentarse. Los gatos presentan una inclinación inherente a descansar sobre las ancas cuando algo ha captado su atención, con las garras delanteras disponibles para apoderarse del objeto de su deseo.

ENSEÑAR AL GATO A SENTARSE

La mayoría de los gatos se sentarán cuando están mirando algo que les interesa. Sin embargo, las circunstancias son completamente distintas cuando aprenden a sentarse a una orden. Sí, están mirando su indicación visual (con interés), pero siguen un señuelo para adoptar una posición mediante su indicación visual y tocan una diana para obtener la recompensa. En otras palabras, no realizan el comportamiento por decisión propia, sino cuando usted lo pide. Sin embargo, cuando enseña a un gato a llevar a cabo algo cuando se lo ordena, debe dejarle que piense que realizar la acción es su decisión propia. Cuando el gato se siente, no debería esperar que permaneciera así mucho tiempo. Esto se conseguirá enseñando al gato el Quieto (en un trabajo más avanzado).

Cuando el minino ha venido, guíe la cabeza con un señuelo para que mire arriba sujetando la recompensa entre el pulgar y el corazón y colocándola entre sus ojos, unos centímetros por encima de su cabeza.

A medida que mueva la cabeza arriba y atrás, bajará los cuartos traseros.Apunte el dedo índice hacia atrás a medida que mueva la diana en esa dirección. Asegúrese de no sostener la diana demasiado arriba; de lo contrario simplemente intentará saltar para alcanzarla en lugar de permanecer con las cuatro patas en el suelo. La nariz casi debe tocar la recompensa, pero no alcanzarla.

El secreto para controlar los comportamientos no deseados es convertirlos en comportamientos deseados. En otras palabras, enseñe a su gato a realizar estos comportamientos cuando se lo ordene para reducir su impulso a explorarlos por su cuenta. Los gatos, como animales inteligentes que son, se inventarán formas de entretenerse. La recompensa de subirse a la encimera o hurgar en la basura no solamente es obtener comida, puesto que ya ha comido bien, sino que su gato lo hace porque necesita actividad. El comportamiento de buscar es algo muy natural para los gatos. Siempre están buscando: buscan refugio, buscan un compañero, buscan comida o deambulan por territorios y marcan los límites. En estado salvaje su gato pasaría el día con estas actividades. En casa no tiene otra salida que subir las montañas de mesas y encimeras o descubrir los valles ocultos de la basura. En resumen, su gato se aburre. ¡A moverse!

El adiestramiento ofrece a su gato una ocupación, algo que esperar cada día. ¿Por qué no convertir los comportamientos naturales en algo espectacular? El minino ya conoce los comportamientos Ven, Siéntate y Arriba con variaciones. Las órdenes y las indicaciones visuales son muy similares cuando le pida moverse de una superficie a otra o girar, dar la mano, decir adiós o incluso saltar a través de un aro o por encima de un palo. Usted quiere que su gato venga a un punto específico, sin importar el camino. Su indicación visual para Ven lo guiará desde el punto A hasta el punto B. Cuando enseñe estos comportamientos los emparejará con una palabra para que su gato pueda estar condicionado con el sonido específico. La mayoría de los gatos, sin embargo, responderán más a sus indicaciones visuales que a las palabras que utilice. Emplear órdenes verbales sirve más para mantener las acciones en nuestros cerebros que para que el gato relacione la información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *